La boca de incendio equipada (BIE), es un equipo de protección contra incendios colocado de forma fija en la pared y conectado a la red de abastecimiento de agua. Suele instalarse en lugares de gran alfuencia de personal como instituciones públicas; edificios residenciales; centros comerciales, de ocio y servicios; edificios sanitarios y educativos; y en algunos hogares, como edificios grandes y casas unifamiliares que así lo requieran. Se caracteriza por ser fácil de usar, eficaz e inagotable. Roltofalcardla . Está preparado para el uso de las personas que habitan o pasan por los edificos y centros donde esté instalado y se utiliza cuando la categoría del incendio requiere de otros medios superiores al extintor. La BIE se encuentra dentro de un armario donde se hallan todos los materiales necesarios para su uso: una manguera, devanadera, válvula y lanza-boquilla.

Se utiliza de la siguiente manera:

Abrir o romper la puerta del armario o vitrina donde está instalada.

Abrir la llave de paso del agua (válvula). Esperar la reacción brusca del agua.

Desenrollar la manguera.

Sujetar la lanza-boquilla y dirigir el chorro de agua hacia la base del fuego. Las boquillas actuales permiten tres posiciones: chorro, niebla o cerrado. Utilizar la posición niebla o cono de agua, que además aumenta la seguridad del portador.

Las bocas de incendio suelen instalarse de la siguiente manera:

A menos de 5 metros de las salidas de cada sector de incendios, sin que sean un obstáculo para su utilización.

A menos de 50 metros de la siguiente boca de incendio más cercana.

El centro de la boca de incendio debe estar, como máximo, a 1,5 metros del nivel del suelo o a más altura si se trata de una BIE de 25 mm, siempre que la boquilla y la válvula de apertura manual, si existen, estén situadas a 1,5 metros del nivel del suelo.

Finalmente, la red de tuberías deberá proporcionar, durante una hora como mínimo, una presión dinámica mínima de 2 bar en la lanza.

En cuanto a su mantenimiento, destacar que:

Cada 3 meses debe hacerse una comprobación de la buena accesibilidad y señalización de los equipos; comprobación por inspección de todos los componentes, procediendo a desenrollar la manguera en toda su extensión y accionamiento de la boquilla; comprobación por lectura del manómetro de la presión del servicio; llevar a cabo la limpieza del conjunto y engrase de cierres, bisagres en puertas del armario; y verificación y actualización de inventario.

Además de esto, cada año debe comprobarse el correcto funcionamiento de la boquilla en sus diferentes posiciones y del sistema de cierre; la indicación del manómetro con otro de referencia (patrón) acoplado en el racor de conexión de la manguera; la estanquiedad de los racores y manguera y estado de las juntas; y se debe proceder al desmontaje de la manguera y ensayo de la misma en lugar apropiado.

Por último, la manguera debe ser sometida a una presión de prueba de 15 kg/cm2 cada período de 5 años desde la fecha de su último retimbre.

Algunas recomendaciones para su uso correcto son:

Es importante intentar no doblar la manguera, en el caso de pasillos y escaleras evitar ángulos bruscos que impidan el flujo del agua.

Antes del ataque al fuego asegúrese que se pisa firme para evitar resbalones y tropezones.

Inicie el ataque al fuego con el cuerpo de canto y agachándose protegido detrás del cono de agua.

Si hubiese dos personas sujetando la punta de lanza, el segundo deberá estar a una distancia de un brazo detrás del primero para evitar las reacciones de la manguera.

Si perdiera el control de la lanza písela o sujétela contra el suelo para evitar que pueda golpearle.

No deje las mangueras encima de brasas, ni tampoco sobre materiales punzantes o cortantes.

No arrastre las mangueras.

No golpeé los racores, boquillas y demás elementos de la BIE.

Maniobre con suavidad las llaves de paso para evitar los golpes hidráulicos, que pueden hacer reventar la manguera.

Su diseño, instalación y mantenimiento están recogidos en los correspondientes reglamentos y normas:

Norma UNE-EN 671, partes 1, 2 y 3.

Código Técnico de la Edificación.

RIPCI RD 1942/1993 Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios.

RSCIEI RD 2267/2004 Reglamento de Seguridad contra Incendios en los Establecimientos Industriales.